Nací en Buenos Aires en los sesenta y aún conservo mi primera obra en cerámica realizada mientras estudiaba en la escuela primaria. La escultura me acompañaría
el resto de mi vida, distintos maestros, diferentes materiales, pero siempre
la misma pasión.




AGRADECIMIENTOS

• A Alicia Sánchez Crexell, por iniciarme en este camino.
• A Leo Vinci, a quien considero mi maestro.